viernes, 4 de diciembre de 2009

2 Corintios 10:4


porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,
2 Corintios 10:4

2 comentarios:

Pat dijo...

Hola, hermano, paso a desearte una hermosa navidad, que el Señor Jesús brille en tu hogar en este tiempo de fiesta. Saludos desde ARgentina

KASSIO KIBOR dijo...

graça e paz guerreiros
estou seguindo esse blog
visite meu blog
kiborblog
feliz 2010